Google+ Followers

30 noviembre 2017

OÍR Y ESCUCHAR

Volvemos a una pareja de verbos que siendo similares tienen significados diferentes y se utilizan de distinta forma, aunque a menudo se confunden y se intercambian, diciendo "escuchar" donde lo que se quiere decir es "oír".

Muchas veces "oímos" (no "escuchamos") frases como:

1/  ¿Habéis "escuchado" lo que dijo?

2/ ¿Qué, qué? Se ha cortado, no os  "escuchamos"

3/  Habla más alto, que no te "escucho"

En todos estos ejemplos lo que en realidad queremos decir es que "no oímos", "no hemos oído", etc.

OÍR es el verbo que se refiere a recibir el sonido a través del oído.
ESCUCHAR es el verbo que se refiere a poner atención (o no) en lo que se oye.

2 situaciones:

> Si estamos hablando por teléfono y hay demasiado ruido de tráfico, gritos, etc. no podemos ni siquiera "oír" lo que nos dicen.

> Si asistimos a una charla que resulta ser muy aburrida, seguimos "oyendo" pero como deja de interesarnos, dejamos de "escuchar" y por ejemplo, nos ponemos a pensar en el plan del fin de semana sin enterarnos de lo que se dice en la charla (por mucho que sigamos "oyendo").